UNS DESALOJA A DECENAS DE ESTABLOS DEL FUNDO SANTA ROSA

Con el uso de maquinaria pesada y el apoyo de 70 efectivos de la Unidad de Servicios Especiales de la Policía Nacional del Perú, la Universidad Nacional del Santa (UNS) ejecutó el desalojo de unos 40 establos ubicados ilegalmente en terrenos del Fundo Santa Rosa, situado en el distrito de Santa.
La medida se llevó a cabo en cumplimiento a un mandato judicial de la Primera Sala Penal de la Corte Superior de Justicia del Santa. En el desalojo estuvieron presentes el rector de la UNS, Dr. Sixto Díaz Tello; el asesor legal, Dr. Nils Infantes Arbildo; el director de Planificación, Arq. Mario Ignacio Sarmiento; director General de Administración, Sergio Albitres Abanto; así como 40 estudiantes y docentes de la Escuela Profesional de Ingeniería Agrónoma.
La diligencia fue dirigida por el juez Amaro Goicochea Ibarra del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria. En el lugar, se observó que los invasores usaban el terreno para la crianza de caballos, vacas, burros, chanchos, carneros, patos y pollos. También había ranchos de material rústico.
El área recuperada es de 2.5 hectáreas de terreno y será de utilidad para las prácticas académicas de los alumnos de la carrera de Ingeniería Agrónoma.
Para evitar que el terreno agrícola sea nuevamente invadido, la UNS colocó provisionalmente un cerco de seguridad, tal como lo hizo en abril de este año, cuando se desalojó a un grupo de personas que invadió otra importante área del Fundo Santa con el pretexto de que tenían necesidad de vivienda. Como se recuerda en aquella ocasión, la Policía encontró indicios de que se trataba de traficantes de terreno.
LAMENTABLE ATAQUE DE INVASORES
Las autoridades procuraron realizar un desalojo pacífico, sin embargo hubo resistencia de algunas personas, lo cual desencadenó en un lamentable hecho de violencia contra el trabajador de la Dirección de Imagen Institucional de la UNS, Carlos Bustamante Arias, a quien le arrebataron una cámara filmadora cuando cumplía con su labor. Con varias lesiones, el comunicador denunció la agresión en la Comisaría de Santa.
Respecto a la cámara filmadora, se trata de un costoso equipo, valorizado en 8 mil dólares, el cual presenta serios daños productos del ataque. La Fiscalía y la Policía, quienes constataron el hecho, tuvieron que tomar cartas en el asunto para que los invasores devuelvan el equipo.
La UNS lamenta y condena lo ocurrido por cuanto se ha atentado contra la integridad física de una persona, quién solo estaba cumpliendo con su trabajo, además de haberse causado afectaciones en una costosa cámara filmadora profesional.