Villarán y sus colaboradores se quedaron con USD 3 millones

Para la fiscalía, la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, no sólo hipotecó los dos proyectos viales más grandes de la capital a Odebrecht y OAS, sino que ella y sus colaboradores más cercanos se quedaron con 3 de los 4 millones de dólares que OAS entregó para que ella pudiera tentar la reelección en el 2014.

Los hechos se circunscriben al presunto financiamiento de la campaña de reelección del 2014, efectuada por “Dialogo Vecinal” a favor de Villarán. En esta se habría utilizado y ocultado dinero presuntamente ilícito proporcionado por OAS, dándole apariencia legalidad a través de la presentación ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales de una lista con aportantes falsos.

Según fuentes fiscales, la ex alcaldesa solo utilizó 1 millón de dólares para la campaña y se habría quedado con el restante. En la audiencia de prisión preventiva, la fiscal Ángela Zuloaga ya había advertido que gran parte del dinero que aportaron las brasileñas no entró a las mencionadas campañas, sino que se habría quedado con los imputados.

Cabe indicar que la fiscalía también sostiene que Susana Villarán utilizó a la Municipalidad de Lima y a sus funcionarios para concretar sus fines ilícitos en las que se beneficiaron OAS y Odebrecht.

El fiscal del caso Carlos Puma Quispe deberá sustentar su tesis ante el juzgado que ve el caso que envuelve a la ex alcaldesa de Lima.

Durante una diligencia de allanamiento a la vivienda de Susana Villarán de la Puente, el fiscal Carlos Puma Quispe encontró un comprobante del depósito bancario que realizó su ex gerente general de la comuna limeña, José Miguel Castro por el monto de mil dólares a la cuenta personal de la exalcaldesa.

El registro domiciliario de Villarán en Miraflores se realizó el pasado 5 de abril del 2018 y de acuerdo a la fiscalía, el voucher es de fecha 23 de junio de 2016. Además se logra visualizar en la parte superior del documento un escrito que dice “José Miguel, 1era cuota de 6 000”.

Según fuentes fiscales, el integrante del Equipo Especial del caso Lava Jato del Ministerio Público viene examinando el voucher, con la finalidad de averiguar bajo qué concepto la ex autoridad edil realizó dicho depósito a su ex gerente, pese a que la gestión municipal concluyó en diciembre del 2014.

Hallan tarjetas

La fiscalía también halló en la casa de la ex burgomaestre las tarjetas de presentación de los ejecutivos de la empresa OAS: Leonardo Alexandre Gorgueira Pinheiro Fontes, llamado como Leo Pinheiro, exjefe de la empresa brasileña y Franklin Medeiros. En la parte posterior de la tarjeta de Pinheiro decía “aprobado”.

Para la fiscalía, Villarán recibió USD 3 millones de OAS para la campaña del No a la revocatoria y USD 4 millones para la reelección. El fiscal Puma esta prueba evidencia un grado de vinculación entre José Miguel Castro y Pinheiro.

Castro fue la persona con quien el publicista Valdemir Garreta habría tratado los pagos para la campaña del No, por una supuesta orden de Villarán.

Asimismo, se encontró una tarjeta personal de Andrés Sanguinetti, conocido como ‘Betingo’, quien manejaba las cuentas de Odebrecht en la Banca Privada de Andorra (BPA) en Uruguay.

Sanguinetti vino al Perú para abrirle una cuenta a Gabriel Prado, el exgerente de Seguridad Ciudadana, para apoyar el No a la revocatoria. Se depositó USD 3 millones. ❖

HIPOTECARON SU VOLUNTAD

■ Como tesis fiscal se tiene que Villarán y Castro, con la finalidad de continuar en el poder, habrían hipotecado su voluntad a favor de las brasileñas. A cambio de ello habrían recibido dinero para poder financiar la campaña, siendo que para poder camuflar los dineros ilícitos e ingresarlos al ámbito económico nacional, habría consignado en la información presentada ante la ONPE, datos de aportantes falsos.